Quieto murió

Nunca salió, no viajó, no hizo nada que le incomodase.

No arriesgó, no probó, no eligió.

Estuvo seguro, estable.

El temor a lo incierto le ganó.

No se cuestionó de dónde venía el miedo, su instinto se lo dijo, y él acató.

No soñó con algo diferente, no cambió, no voló.

Quieto se murió, lo mismo hubiera vivido que no.

“Quieto” – Ulises Moraga

1 Comment

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s