Feliz día de la mujer

En el día de la mujer quiero reflexionar sobre la actualidad y el futuro de nuestra sociedad y otras cuestiones relacionadas con los géneros.
Intentaré reflexionar con la mayor amplitúd que me permite mi sesgo mental, ya que fui criado como todos o como muchos en una sociedad a grandes rasgos, machista. Y me descubro (sinceramente y pidiendo perdón de antemano) teniendo que hacer un esfuerzo colosal para no caer en divisiones a la ligera sobre lo que es femenino o masculino. Porque también asistimos hoy a una caída de los valores absolutos que tan fácil nos ponían las cosas. Hemos intentado por todos lados que las cosas sean o blanca o negras, comunistas o capitalistas, del partido “X” o del “Y”. En esto reflexiono también en mi libro, Trascender, en el que atribuyo la búsqueda de síntesis y absolutismos a nuestro cerebro, que por resumir, quiere empaquetar todo en “blanco” o “negro”: un instinto de supervivencia que nos ayuda a tomar decisiones rápidamente y a salvarnos la vida, pero que ya está caduco. Porque (excepto en la zonas de guerra) no necesitamos en nuestro día a día estar velando por nuestra vida a cada instante -Salvo al cruzar una calle, o al conducir nuestro coche-. El resto de cosas que hacemos en el día a día ciertamente no comprometen nuestra vida en la inmediatez. Pero eso no se lo podemos explicar a nuestro cerebro que sobrevivío gracias a su mecanismo de huida o lucha, veneno o alimento, amigo o enemigo. Aún así, debemos hacer el ejercicio de salirnos de lo instintivo, de lo reaccionario e intentar ser más racionales, pero racionales en serio. Y me refiero a que para ser racionales en serio hace falta llegar hasta el final de razonamiento. Hasta el lugar en donde la razón ya no llega y hay que admitir: -De aquí para adelante no lo puedo comprender, pero no niego su existencia-. Y también, la razón debería obligarnos a ser imparciales. El mismo razonamiento debería valer para explicar algo sobre un animal que es nuestra mascota que sobre el mismo animal aunque no sea nuestra mascota. Sin embargo, algo en nosotros razona diferente cuando se trata de nuestro animal. Ya ni hablemos cuando se trata de nuestro hijo o del hijo de otra persona, que sigue siendo hijo al fin y al cabo pero que no es “nuestro” y por eso ya el razonamiento funciona diferente para cada uno. A lo que quiero llegar es que esto no es razonar en serio.


Y yo, ahora en este articulo, me voy a permitir NO razonar en serio, porque sé que soy incapaz, al menos con el lenguaje escrito. La pregunta es: si quiero hablar sobre la mujer o sobre lo femenino, ¿qué es lo femenino? Y la respuesta que me viene a la cabeza me lleva mucho más allá del sexo, porque conozco hombres muy femeninos, conozco formas femeninas, colores femeninos y hasta pensamientos femeninos. Y eso es sexismo. Pero bueno, no seamos tan duros con nosotros mismos, esto es un camino que hay que desandar poco a poco y darse tiempo para comprenderlo del todo. Lo femenino es la luna, y lo masculino es el sol. ¿Por qué?. Porque el ciclo de la mujer dura de promedio 28 días, como el ciclo lunar. Porque la mujer se embaraza o tiene la regla y por tanto va cambiando cíclicamente, como la luna, en cambio el hombre es mas homogéneo a lo largo de un mes (o eso dicen) como el sol. En fin, dejémonos de chorradas. Que cada uno reflexione a su manera. Al fin y al cabo todo este preámbulo es para decir que, si por fin se empieza a notar la era de Acuario (signo femenino del zodiaco, porque el agua y la tierra son femeninos) espero que las mujeres no vengan solo a reemplazar a los hombres. Porque aunque estaría muy bien que la mayoría de las presidencias del mundo fuesen ocupadas por mujeres -y estoy seguro de que llegará ese momento-, mejor sería que cuando manden ellas el sistema sea distinto y no haya presidentes o presidentas. -¿Me explico por donde voy?- No me gustaría que todo el esfuerzo de los movimientos feministas y del empoderamiento de la mujer sea para que la sociedad siga siendo la misma con otras caras. Me gustaría que este empoderamiento de la mujer sea también un cambio radical de paradigma. Que el calendario tenga trece meses, como los ciclos lunares y no doce, que no responde a mas que nombres masculinos de Papas y Emperadores (Julio de Julio Cesar, Agosto de Augusto y demás). Que los horarios de trabajo sean mas acordes a vivir la vida y no como hasta ahora que vivimos para trabajar. Que se cuide maternalmente de los niños que tienen hambre sin importar si son nuestros o del vecino. Que se impida que se imponga el mas fuerte y se apoye al que más aporte para todas, todos y todes.

En fin, feliz día de la mujer, para todas las que luchan por romper las diferencias sexistas, el patriarcado de guerras y de ecologías destruidas y para que volvamos a estar conectados con la tierra, la luna, el agua y todo lo lindo de este mundo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s