Archivo de la categoría: Poemas Ilustrados

Beso

Beso, que abre puertas, ventas y huracanes
Beso que se espera, se impacienta y se arrebata
Beso que traspasa un mundo que antes no existía
Donde dos personas se devoran y son una
Hay un antes y un después, en el que “tu” y “yo” no tienen sentido

Un beso es un pacto, es sellar un compromiso
De que ambos nos aceptamos
De que ya no somos amigos y nada más
¿Qué hay después del beso?
Un misterio eterno que amaga con ser siempre escurridizo

Un beso es un paco y es libertad
Libertad de decir si, era cierto
Libertad de por fin ser para ti quien quiero ser
Y es una cadena que te ata, te esclaviza
A la espera de que llegue el proximo beso

Silencio

Hay veces que me gustaría
Que todo se convirtiese
En un mundo de colores
Sin formas ni sonidos
Poblado de matices y silencios
Cada uno con su sensibilidad.

Silencio solo hay uno…
¿Realmente solo hay uno?
¿Es acaso igual un silencio después de una tormenta
que uno después de una charla acalorada?
¿Es igual el silencio que viene después de una aguda nota
que el que le sigue al llanto de un bebé?

Silencio hay uno,
pero según en dónde esté,
suena muy distinto.
Estoy diciendo “suena”… ¿acaso el silencio suena?
Seguro, y como suena…
Silencios incomodos,
silencios de tumbas,
silencios con ecos,
silencios y silencio…

Quisiera poder hacer el silencio perfecto.
Pero es imposible…
porque el silencio no se hace,
es no-hacer en esencia,
¿cómo podría yo hacer un silencio?.

A veces quisiera yo
Desparramar mi silencio
Impregnarme,
gritarlo,
ahogarlo…
Y quedarme en silencio.

Silencio – Acuarela – Ulises Moraga

La isla

El mar, la lluvia, la vida

Miles de océanos se sometieron, en un curanto chileno,
En donde las olas tienen otro color y la sal perfuma su sabor.

Miles de estrellas nacieron y murieron en su cielo profundo,
Azul, negro, gris, brillante y fecundo.

Nada tapa el fondo de su mar oscuro,
Solo las algas, los peces y los musgos.

Cuando el viento te da en la cara y vas sobre una barca,
Tu vista consume todo y tu corazón se marca.

El sueño de mapuches, marinos, piratas y conquistadores
Yace en la arena, en tu pupila, en el aire.

Algún día me iré, te dejare, no miraré atrás y partiré
De esta isla profunda, de musgos, de cielos, de sal y oscura.

Isla de Chiloé – Acuarela – Ulises Moraga

Luz

La luz acariciaba los árboles
los árboles acariciaban la luz
En la plácida tarde de otoño
hojas amarillas y ramas flacas
un pájaro se preguntaba sin más:

-¿Qué te trajo aquí hermosa vibración cósmica, sol dorado?

¿Acaso nos esperabas en el espacio dinámico y nos acercamos a tu calor?

¿O fuiste tú quien vino en busca de calor comprensivo que te dan los seres?

Otras estrellas prefirieron quedarse lejos… ¿Qué nostalgia guardan? ¿qué secretos no quieren compartir?

En cambio tú nos muestras tu rostro, lo suficientemente cerca, lo suficientemente lejos.

Quédate un poco más, no te vayas todavía, la noche fría acecha y no sé si mañana volveré a verte. El invierno se aproxima, y no sé si sentiré tu calor otra vez.-

Así el pájaro pensaba, mientras un viento gélido sacudió sus plumas. El recuerdo de quién era y de qué podía hacer, le llevo a lanzarse en un vuelo casual, montando en una cálida brisa que se resistía a cambiar.

Pájaro Luz. Ulises Moraga.